Bienestar sexual

Cómo afectan las restricciones de contenido de bienestar sexual a la educación sexual

A lxs creadorxs de contenido sobre bienestar sexual les resulta difícil existir en las redes sociales como Facebook, Instagram y YouTube. Cualquiera que haya usado alguna vez estos medios sociales probablemente pueda decirte lo sexualizados que son. Es difícil navegar los posts sin ver un trasero desnudo o "belfie" . Mientras tanto, lxs creadorxs de contenidos de bienestar sexual se vuelven contorsionistas del lenguaje para evitar la censura, especialmente si atienden a mujeres o grupos LGBTQ+.

Por ejemplo, Playboy tiene millones de seguidoresy nunca son censurados aunque regularmente presentan mujeres en varias etapas de desnudez para un público principalmente masculino. Mientras tanto, una plataforma de sexo seguro llamada Bedsider es constantemente es señalado o puede hacer publicidad porque hablan del bienestar sexual en un estilo divertido y agradable. Desafortunadamente, este ejemplo está lejos de ser aislado.

Las redes sociales  toman constantemente medidas drásticas contra los educadores de la salud sexual y plataformas que participan en discusiones saludables sobre sexualidad y bienestar sexual, mientrass que dan rienda suelta a los relatos que objetivan los cuerpos de las mujeres o atienden a la mirada masculina.

Esto es particularmente triste porque los medios de comunicación y redes  sociales están en una posición única para desafiar las normas tradicionales de la educación sexual. Es un área accesible donde personas de todo el mundo pueden obtener toda la información necesaria al no tener la posibilidad  de conseguirla en otro lugar. Los educadores sexuales pueden llegar a cualquiera que no está segurxs de cómo practicar sexo seguro, su sexualidad y obtener ayuda.

Pero la mayoría de las plataformas de medios sociales impiden activamente que los educadores sexuales hablen del bienestar sexual. Este artículo explora cómo las restricciones de contenido de bienestar sexual afectan a la educación sexual.

Por qué la educación sexual sólo por abstinencia no funciona.

Sólo 13 estados de los Estados Unidos requieren que la educación sexual sea médicamente exacta. Muchas escuelas todavía se centran en educación sexual sólo por abstinenciaa pesar de que se considera ineficaz, poco ético y discriminatorio. Explicamos a continuación algunas de las principales razones por las que la educación sexual solo por abstinencia no funciona:

  • Se basan en un mito científicamente defectuoso y desmentido de que el sexo antes del matrimonio tiene efectos psicológicos y físicos perjudiciales.
  • Las investigaciones muestran que fallan constantemente en sus objetivos principales: prevenir las ETS y el embarazo adolescente. En todo caso, los adolescentes son más propensos a tener relaciones sexuales de todos modos pero sin prácticas de sexo seguro, lo que aumenta el riesgo de embarazo adolescente e infecciones de transmisión sexual.
  • El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. y la mayoría de las asociaciones de médicos no apoyan la educación sobre la abstinencia.
  • Estigmatizan a los jóvenes no heterosexuales.
  • Se basan en estereotipos de género y avergüenzan activamente a lxs jóvenes por mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio, comparándolas a menudo con chicles usados o zapatos viejos.
  • Ignoran la realidad de que algunxs adolescentes hayan sufrido de explotación o abuso sexual, y luego se les hace sentir culpables.
  • Violan la ética médica porque promueven falsedades sobre la anticoncepción.

Lo que la educación sexual DEBE incluir.

En lugar de centrarse en las hormonas "furiosas", promover falsedades sobre la anticoncepción y comparar a las jóvenes con zapatos viejos y usados, la educación sexual debería inculcar una actitud saludable hacia el sexo. Las siguientes son algunas cosas que la educación sexual DEBE enseñarnos:

  • El placer sexual es natural y normal. No eres un desviado sexual por querer tener sexo.
  • No hay nada malo con la masturbación, y es un medio saludable para aprender a apreciar tu cuerpo.   
  • Desmitificar el cuerpo femenino enseñando a los niños de todos los géneros sobre la anatomía femenina.
  • La diferencia entre "buen toque" y "mal toque" y cómo identificar si una situación está mal.
  • Las ETS son increíblemente comunes y pueden ocurrirle a cualquiera. No hay moralidad en las ETS; son enfermedades como cualquier otra.
  • El sexo seguro es en realidad mejor sexo.
  • Discusiones basadas en la evidencia, no sesgadas y sin juicios de valor sobre las prácticas de sexo seguro.
  • El consentimiento va mucho más allá del "no es no".
  • El valor de hablar cuando algo va mal y de escuchar tus instintos.
  • Tu valor no está ligado a tu "pureza".
  • El sexo gay es tan saludable y normal como el sexo heterosexual.
  • El sexo homosexual también puede llevar a las ETS.
  • El sexo no es necesariamente penetrante.
  • El género y la sexualidad son un espectro - todas las identidades sexuales y expresiones de género son igualmente válidas.

Cómo los medios de comunicación social pueden ser una herramienta positiva para la educación sexual.

Tanto los adolescentes como los adultos utilizan la tecnología y las redes sociales como una de las principales fuentes de educación e información sobre salud sexual. Dado que la educación formal hace un trabajo tan terrible para inculcar una conciencia sexual saludable, los adolescentes (y adultos) acuden a los medios sociales para aclarar sus preguntas y preocupaciones.

Aproximadamente El 89% de todos los adolescentes dicen que aprenden sobre las prácticas de salud sexual de fuentes en línea. Eso significa que las plataformas y redes sociales tienen el poder de ser una herramienta positiva para la educación sexual. Lamentablemente, las redes sociales tienen políticas contra el contenido para adultos que penalizan activamente a los educadores sexuales y a los usuarios que participan en debates francos sobre la sexualidad.

Por qué las restricciones de contenido de bienestar sexual afectan a la educación sexual.

La mayoría de las plataformas y redes de comunicación social tienen políticas que tienen por objeto frenar la disponibilidad de contenido de bienestar sexual en sus plataformas, aunque la mayoría de estas plataformas se rigen por mensajes hipersexuales. Según Susan Gilbert, codirectora de la Coalición Nacional para la Salud Sexual, este doble estándar representa nuestras actitudes culturales hacia el sexo y la sexualidad en general.

Dice: "Vivimos en un mundo hipersexual. Las imágenes y el contenido sexual están literalmente en todas partes, desde anuncios sugestivos y novelas románticas eróticas hasta series de televisión provocativas y columnas de consejos sexuales en revistas y en Internet. Sin embargo, tenemos un acceso limitado a información positiva y creíble sobre salud sexual y al diálogo abierto que puede ayudarnos a mantenernos sanos".

Las redes sociales suelen utilizar terminologías vagas para frenar el contenido para adultos. Facebook y Las políticas de Instagram declaran que censuran los contenidos que promueven el "placer sexual", el "aumento sexual" o el "contenido demasiado sugestivo o sexualmente provocativo". Las políticas de contenido sexual de YouTube establecen que prohíben los contenidos que promueven la "gratificación sexual".

Todos estos son términos vagos usados para censurar a los educadores sexuales y a los creadores de contenidos de bienestar sexual. Por ejemplo, vloggers de salud sexual en YouTube son "baneados en la sombra", es decir, YouTube desincentiva a los usuarios para que accedan o hagan clic en esos vídeos, lo que los hace esencialmente invisibles en la plataforma. En otro ejemplo atroz, los creadores de contenido LGBT+ observaron recientemente que YouTube desmonetizó simultáneamente sus vídeos al reproducirlos junto con anuncios de organizaciones anti-LGBTincluyendo grupos de terapia de conversión.

Si estos ejemplos muestran algo, es que las plataformas de redes sociales tienen todo el potencial para ser herramientas iguales y democratizadas para la educación sexual, pero la implementación inconsistente y sesgada de sus políticas vagamente redactadas frustran activamente ese potencial.

Sobre el autor
Ellie Cooper
Ellie es una escritora independiente y entusiasta del placer. Se siente muy cómoda hablando de vaginas, escalando montañas y comiendo comida picante, pero no aparcar en paralelo. Vive con un gato muy rechoncho llamado Charles, al que le gusta que le gusta participar en el proceso de escritura durmiendo sobre su teclado. teclado.
Más
Artículo anterior
Entendiendo las restricciones de Youtube sobre el contenido de bienestar sexual
Siguiente artículo
Comprendiendo de las restricciones del Instagram sobre el contenido de bienestar sexual